miércoles, 14 de mayo de 2008

Reflexión nada periodística

El fin de los años dorados de la militancia juvenil
Aún hoy, a más de treinta años del golpe militar de 1976, se cree que la militancia política quedó relegada a un segundo plano y que ya no tiene la importancia que solía tener en la década del 70 cuando los jóvenes agrupados en diferentes partidos luchaban fervientemente por causas que respondían a sus ideales.
Sin ir más lejos, la mayoría de los gobernantes que hoy están al frente del país dieron sus primeros pasos en la Juventud Universitaria Peronista y formaron parte de una generación que se incorporaba a la política argentina para defender una patria socialista y repudiar la represión y el autoritarismo en el que estaba sumida la sociedad en ese entonces. La misma Cristina Fernández de Kirchner integró la JP, al igual que muchos funcionarios de su gabinete.
La militancia de aquellos años fue un fenómeno masivo y no estaba mal visto el hecho de formar parte de una agrupación política. Participar de discusiones apasionadas a escondidas y repartir volantes en forma clandestina era parte de la vida paralela de quienes se proponían resistir sin miedo. Sin embargo, esta etapa de luchas y lealtades profundas estuvo marcada por las desapariciones, las torturas, la muerte y el exilio.
El escenario actual es bastante diferente. La mayoría de los jóvenes están lejos de toda militancia. Esta actividad cayó en el descrédito y el desinterés total. Tal vez el esceptisismo llegó con la democracia, cuando se indultó a los genocidas o quizá los ideales entusiastas e inquietos de los 70 fueron reemplazados por el conformismo de los 90.
Lo cierto es que las nuevas generaciones no creen en la utilidad de la acción política y sus prioridades están en otro lado. El problema será cuando pasen los años y les toque gobernar a ellos.

Por María Sol Romero
(Recuadro que pertenece a un trabajo sobre los jóvenes y la política, hecho en conjunto con Sol Chávez, Agus Ordoqui y Flor Di Niro para Taller II)

8 comentarios:

MSR dijo...

Ulises me mandó a freir churros porque no puse un solo dato de información, sólo apreciaciones personales. Y queee, soy rebelde.

gonza dijo...

creo que la falta de conciencia militante se debe en tre otras cosas al creciente individualismo que se impuso desde la decaca del '90. nadie se preocupa por el otro. y eso es grave

Germanico dijo...

Me sumo a Gonza. Y es un fenómeno mundial. El colectivismo de los 70 fue parte de un movimiento que se paseaba por todas partes, la sensación de un cambio inminente, y había señales de ello: el mayo francés, la Revolución Cultural China, la derrota norteamericana en Vietnam, las experiencias de Chile y Cuba, etc.
Cuando terminó, terminó en todas partes, y el nuevo modelo capitalista establecido tras 1973 (el proceso militar argentino fue, para mi, una consecuencia, el desembarco en Argentina de los cambios que ocurría) barrió con ese colectivismo.

Saludos

Agus dijo...

es un lindo análisis maría de los soles, a mí me gustó aunque no haya sido lo que quería don ulises.

al respecto ya hablé demasiado y ahora tengo ganas de patearle el culo a todas las agrupaciones mientras camino por la uba.

un beso!

FLOR D dijo...

Esta muy bueno lo que pasa es que a uli no le gustan las notas de opinión no se porq será. Para iba P.

ojo que la cris no es montonera eh...

Nadie Nunca Nada dijo...

Creo que más que parte del aluvión de pensamientos e ideales que se llevó la época menemista, corresponde al claro accionar de las fuerzas militares. Sucedió antes: hoy vivimos las consecuencias del golpe, una sociedad despolitizada y el desinterés generalizado por la política. Y está muy bien, en cuanto a que los poderosos han hecho mérito para que intervengamos de forma democrática unicamente para saber si este martes se va de Bailando por un sueño Belén Franchesse o Evangelina Anderson. Mejor dicho, no es que esté muy bien, sino que cumplieron el objetivo propuesto.
Tampoco olvidemos que fue un golpe cívico-militar: es triste recordarlo, pero parece necesario para no tirar la pelota afuera y hacernos cargo.
Saludos y que sigan los pequeños panes.-

Lucas dijo...

jajaja, que mal estuvo Ulises. Igual es un profe para tomar en cuenta sus concejos.
Con respecto al post, no hay tantas ganas de militar hoy en día. Quizás la mayoría de los jóvenes que eligen militar lo hacen en algún partido socialista o movimiento barrial. Cosa que me resulta agradable antes que se metan en alguno de derecha.
También se puede hacer política desde otras ramas de la cultura.
No sé....
Saludos!

Recontra dijo...

No sé qué decir.