viernes, 14 de marzo de 2008

Con la música a otra parte

Supuestamente ayer, jueves 13, iban a "volver en serio" los lentos. Una multitud se congregó al pie del planetario, "la bola de espejos más grande del país", para apretar un rato al ritmo de alguna canción melosa. Pero los avivados organizadores (¿se les puede llamar así a Tincho y El Colo?) no pidieron las autorizaciones correspondientes al gobierno porteño por lo que la música nunca llegó. Lo que sí hubo fue una camioneta con un sistema de audio improvisado que salvó a los que estaban más desesperados por sacar a bailar a alguien. La mayoría se fue desilusionada y eso lo manifestaron en el blog que los muchachos (¿o la marca de snacks Doritos?) habían abierto para anunciar el revival de los lentos.
Al margen de este hecho desafortunado, creo que estaría bueno que en los boliches vuelvan a pasar un par de temas acaramelados durante la noche. Me hace acordar a los bailes de séptimo grado a los que iba y en donde se armaba un gran revuelo cuando el petisito del curso sacaba a bailar a la más alta. ¡Qué inocentes! ¿Y vos que decís? ¿Bailamos?

6 comentarios:

Javier dijo...

Lei algo en los diarios... qué bajón. Esto puedo haber estado buenísimo bien organizado... Pero claro, antes hay que pedirle permiso a Mauri...

Espero se haga otra vez y poder ir a cabecear a alguna dama para invitarla a bailar una pieza :P

Saludos!

CANDELA dijo...

jaja ayer coomentaba con unos amigos que si nos hubiesemos enterado antes , hubiesemos ido para reinvindicar los lentos , seria de gran ayuda para muchos,
mejor no me interiorizo porque saco chispas.

beso sol

pulgar arriba para la vuelta de los lentos

Agus dijo...

los flacos ya no esperan a los lentos para sacarte a a bailar y querer apretarte, esa es la cuestión.

gonza dijo...

de una! tienen que volver

ahora tienen todos el bocho quemado con esas marchas inbailables

ieh dijo...

mira lo que encontré en la entrevista a Tom Wolfe que publicó Ñ:

"Un reportero es alguien con una taza de mendigo que está esperando una contribución a la cual no tiene derecho. Simplemente tienes que quitarte la vergüenza y el pudor de encima y meterte en las vidas de los otros. Y estar a la merced de sus agendas y sus horarios. Y es ponerse en una posición social terriblemente inferior".

Recontra dijo...

Que vuelvan los telos?