martes, 2 de octubre de 2007

El color de una marcha



Estridentes colores invadieron el camino hacia la Plaza de Mayo en una tarde en la que el cielo gris parecía acompañar el pedido por la aparición con vida de Jorge Julio López. Las calles se coparon de banderas y personas unidas, a pesar de sus diferencias, bajo el imponente ruido de los bombos y redoblantes que, de vez en cuando, cesaban para dar lugar a los cánticos.
Del rojo del Partido Comunista al amarillo del Partido Obrero, las intenciones políticas de trasfondo variaban tanto como los distintos matices que mediaban entre ellos. El reclamo a los Servicios de Inteligencia del Estado por parte de los familiares de los desaparecidos durante la última dictadura militar devenía en el duro escrache desde las agrupaciones de izquierda al Presidente Néstor Kirchner por su presunto encubrimiento.
Los contrastes eran también extensivos a la actitud de los manifestantes: mientras los movimientos populares se hacían escuchar al son de los tambores, quienes sentían más cercano el problema prefirieron un perfil más calmo y decidieron mantener distancia del resto de los protestantes. De esta forma, las Madres y las Abuelas quedaron relegadas a un segundo plano. Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio (HIJOS) y familiares dieron paso a las otras columnas que entraban desde las cuadras aledañas a la Avenida Rivadavia.
Las filas avanzaban lentamente. Las diversas caras, que poco tenían que ver entre sí, se agolpaban detrás del mismo estandarte. Con o sin palos, con pañuelos en la cabeza, los niños corrían y festejaban como si estuvieran en carnaval sin entender lo que pasaba a su alrededor a la vez que los jóvenes protestaban por su futuro y los adultos pedían que no se repitiera el pasado. La sociedad en su amplia gama juntó sus cantos en una sola voz por un hombre cuyo rostro está en todos lados pero en fotos tomadas hace más de un año.


Por Agustina Ordoqui y María Sol Romero
Nota color sobre la marcha por la aparición con vida de Jorge Julio López que tuvo lugar el pasado 18 de septiembre cuando se cumplió un año de su desaparición.

5 comentarios:

MSR dijo...

Nuestro P en Redacción, había que publicarlo

Gonza dijo...

se nota que es un "P", las felicito =P

Agus dijo...

qué atrevida, sol!
esa nota.. lo que costó eh, pero salió..
"vos meté, pero vos meté, no importa" y así poco a poco fue tomando forma el chamuyo jajaja

qué equipo, qué dupla compañera, qué prosa gramatical (?)

nos vemos el jueves, teana
(fernández nos va a teanar con sus cp y tentativos np)

Nadie Nunca Nada dijo...

qué onda con Julio, man
saludos.-

Leo2377 dijo...

Muy buena la crónica, me pude imaginar la marcha, así que lograron el objetivo. Y muy bueno el final sobre todo, sin golpes bajos ni lugares comunes.

Un beso