lunes, 30 de junio de 2008

Crónica de un sufrimiento


Los 90 minutos de un partido del equipo del que soy hincha desde que tengo uso de razón no son más que minutos de pura ansiedad, ahogo y hasta desconcierto. Sigo a Racing Club de Avellaneda, y a mucha honra, por mi papá, por mi tío y por mi tío abuelo. Soy mujer, me gusta el fútbol, me gusta mirarlo y ser parte del folklore de este deporte. Sin embargo, desde hace unos años, Racing parece estar destinado a la mala leche y el sufrimiento. Y este torneo que acaba de terminar, llevó a mi equipo a jugar la promoción, al filo del descenso.
No voy a hablar de los problemas institucionales que tiene el club -que son bastante importantes y graves-, me voy a referir directamente al partido que el equipo tuvo que jugar ayer domingo frente a Belgrano de Córdoba, la revancha del que se jugó el miércoles pasado y que terminó con un lastimoso empate.
Lo vi desde mi casa y en el primer tiempo Maxi Moralez abrió el contador con un golazo que todos gritamos como si fuera el de una final del mundo. La Academia fue superior, como en el partido anterior, pero eso no era garantía de nada. El miércoles Belgrano había logrado empatar por un error de la defensa y, por qué no, por la tensión que había. Esta vez no era posible tal tropezón. Si bien Racing se mantenía en primera con un empate, no era lo más conveniente porque significaba que los cordobeses lo podían dar vuelta en cualquier momento. Había que ganar o ganar. Mantener el 1 a 0 ó liquidar con un gol más.
Durante el segundo tiempo, no hubo tiempo ni de respirar. Con el corazón en la boca, veía como Belgrano dominaba y tenía ocasiones de gol. Una pelota de Gigli que pegó en el travesaño y rebotó en la línea y una jugada de Bustos, que tuvo el arco vacío enfrente y le pifió, nos dejó a todos sin aliento. Increíble. Toda la suerte que Racing no tuvo en el campeonato se le juntó, afortunadamente, en este partido.
Los últimos minutos son eternos y los adicionales, más todavía. Finalmente, el árbitro fue generoso y pitó unos segundos antes del final, mientras las cámaras enfocaban a los fieles hinchas de La Academia que lloraban de la emoción.
Transpiramos la gota gorda, gritamos, puteamos, nos mordimos las uñas y todo eso que se hace cuando el fútbol -y Racing sobre todo- genera ansias y nervios incontrolables. Pero Racing es de primera y en primera se quedó. Qué alivio.

8 comentarios:

Lucas dijo...

Ya pueden respirar en paz....

Florencia Di Niro dijo...

ayy que lindo que fue ver que el arbitro termino el partido y Racing había ganado...
Los hinchas de Belgrano deben de estar preparando la hoguera, para quemarlo a Bustos... que patinada amigo...

Pero bueno la suerte nos toco y como lo mereciamos nos quedamos en la A... si se repite la historia tal vez podemos soñar con un campeonato (pero no lo digo mas para no cortar la buena suerte)..


Saludos colega academica...

Agus dijo...

si hubieras ido a deportea también te hubiera ido bien, solcete, y hubieras tenido chicos en el curso jaja
buen, y olor a chivo en el aula

no opino de racing, soy de boca y el fútbol me importa lo mismo que el nombre de la loca de tea ja

me voy a evitar los comentarios al estilo gonza de pechos fríos y ra-sin-club jajaja


beso!

mismos ojos dijo...

Hola!!
Por muchos años más en primera

Creo que el domingo que paso todo fuimos,aunque sea un poco, hinchas de Rancing.
No creo que nadie hubiese querido -digo nadie y me refiero hasta los del rojo- que se vayan al nacional, por que son un equipo increible y con gente enamorada de su club. Gente enamorada como pocas.
LOS FELICITO.

Romi

Nadie Nunca Nada dijo...

Belgrano: equipo de futbol o banda de rocanrol?
Saludos.-

mismos ojos dijo...

las fotos fueron sacadas en medio de un operativo de mi laburo que trata de cerrar los talleres clandestinos alrededor de la Avenida Avellaneda, al que ahora le dicen el seudo "barrio de Once"

Willowcita dijo...

yo soy de otro club, pero me alegro y tengo que reconocer que la bandera es muy linda.

La Barra Del Dragon dijo...

que tal amigo?? bueno yo soy de Defe, el capo del bajo, pero a la Academia, la aprendi a querer gracias a mi novia que me lleva a la cancha a ver al club mas grande de avellaneda obvio,Racing bah al unico equipo de Avellaneda, porqe indesingente ademas de ser chico no tienen cancha y ni siqiera juegan en Avellaneda, saludos a toda la guardia imperial de parte de los pibes de Defensores,

DEFENSORES DE BELGRANO.....


La Barra De Pontoni.