martes, 8 de abril de 2008

"Argentinos contra Argentinos"

Andy Kusnetzoff inauguró el domingo 30 de marzo la nueva temporada de su programa Argentinos por su nombre por Canal 13 y no sorprendió con nada nuevo sino que volvió a más de lo mismo. Entre otros contenidos, bajo la consigna de "integración", se propuso en los dos primeros programas contraponer -tal como lo hizo anteriormente- dos realidades argentinas. Primero, con el asesoramiento de la omnipresente Nazarena Vélez, llevó a un grupo de chicas de San Isidro a bailar a un boliche de Ramos Mejía, para comparar a las mujeres de ese boliche con las de zona norte. Y en el segundo programa, emitido el domingo pasado, organizaron una pelea de box entre "chicos bien" del club C.U.B.A. y pibes de un clubcito de Florencio Varela.
En un principio me parecía divertido, pero ver este estilo de nota que recurrentemente aparece en Argentinos por su nombre ya me choca. Digo, lo último que necesitamos los argentinos es que la brecha se siga separando y que alguien se proponga enfrentarnos en la televisión abierta semana a semana. Más bien que no voy a culpar a Andy Kusnetzoff por la violencia en la que está sumida nuestra sociedad y ni siquiera me atrevería a decir que la fomenta, pero deberían haber visto la bronca con que tiraban los derechazos en ese enfretamiento de box que mencioné...

8 comentarios:

Agus dijo...

No lo vi todavía, el año pasado me acuerdo de la vez que fueron unos chetos a un boliche de cumbia.. es interesante ver las diferencias que hay, pero supongo que es poco sano si con eso contribuye a crear aún más rivalidades entre los distintos sectores de nuestra sociedad.

Un beso, Sol.. nos vemos en minutos

Recontra dijo...

Andy Kusnetzoff??

Pensé que este chabón había muerto en la radio.

gonza dijo...

estan todos locos

Akinogal dijo...

See Please Here

Germanico dijo...

Tenes razon! Es recurrente en el programa. El año pasado lo habia hecho ya como dice Agus. Y creo que no suma. Abrazos

Manyulo dijo...

Argentinos por su costra.

Ferra dijo...

que verguenza...

Marco D´ Santis dijo...

esto genera competencia, no inclusión. Y mucho menos tolerancia.

mientras sigamos así, buenos rumbos quedan para este país que ya hace tiempo viene necesitando de vientos a favor.